Por qué varian los niveles de inventarios de los clientes ?

inventarios

Los niveles de inventario de los clientes se miden en términos de días de inventario.

En el caso de lo supermercados o detallistas el mismo varía entre 10 a 30 días de forma típica para artículos de compra local. El objetivo de todo detallista es trabajar con la menor cantidad de días de inventario y pagar a la mayor cantidad de días, entiéndase comprar cada 10 días y pagar cada 60 ó 90, lo cual les provee de un colchón de liquidez a ellos y le genera presión en sentido inverso a los proveedores de capital de trabajo.

En términos logísticos esto pone mucha presión a los proveedores ya que a veces  termina faltando producto en el punto de venta debido a que las ventas superan las expectativas, el pedido estuvo retenido esperando pago o simplemente faltó por unos días el producto en el almacén suyo y no pudo abastecer.

Dada su importancia lo correcto es tomar previsiones como prever los períodos de pico de ventas, tanto estacionales como promocionales, el no uso del inventario destinado a un canal específico, seguimiento continuo a los cobros, resolver oportunamente temas como notas de crédito pendientes que a veces retrasan los pagos, tratar de subir los niveles de inventario de productos sensitivos de común acuerdo con el establecimiento y por ultimo y no menos importante hacer que se respeten los términos de pago.

A nivel de mayoristas la historia es distinta. Los días de inventario oscilan entre 15 y 60 dependiendo el producto. La disminución de días de inventario por parte del mayorista, si bien puede ser por temas de eficiencia en el manejo de inventario y capital , también puede ser un reflejo de pérdida de interés en nuestro producto particular debido a mejores ofertas  de la competencia. En este canal el espacio que dejamos sin duda lo ocupará un competidor, en primera instancia, en el caso que el mayorista no decidida abandonar la categoría.

Otra posible razón de reducción de los niveles de inventario es porque otro mayorista venda “quemado”, es decir a precio más bajo nuestro producto. Cuando esto sucede sus ventas se frenan con el consiguiente disgusto hacia nuestra empresa. De persistir la situación esto trae desconfianza en el mayorista hacia la empresa, que lo hace en principio bajar los inventarios nuestros, aumentar los del competidor e incluso “empujar” su venta en desmedro de las nuestras.

Es necesario entender que el factor confianza en el Mayorista es clave, ya que adquiere una cantidad de  producto con márgenes de ganancia bajos , entre 2% y 5% y se comporta como lo haría un comprador de dólares que no quiere haber comprador la moneda cara y tener que venderla más barata ó sin ganancia.

En sentido general cuando el comercio decide bajar sus días de inventario tenemos un impacto inmediato en nuestras ventas hacia ellos, aunque no así necesariamente al consumidor, afectando nuestra cifra de facturación y por ende nuestras metas de ventas del periodo.

La verdad es que no es sano tener altos niveles de inventario en el  comercio , siempre y cuando no sea por razones de bloqueo de competencia,  porque nos obliga, entre otras cosas, a tener que estar dando muchos descuentos para su mantenimiento .

Con niveles bajos corremos el riesgo de que falte producto en el punto, lo cual tampoco es sano.

Correcto es mantener niveles adecuados, 15-20 días,  que permitan atender cualquier eventualidad de exceso de demanda ó faltantes por motivo de pagos o producción.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>